shadow

Eventos

BUM propone al Ayuntamiento integrar en el Anillo Verde la totalidad de los terrenos de Repsol

El Ayuntamiento de Málaga acaba de anunciar que está dando pasos firmes y decididos para dotar a la capital malagueña de un Anillo Verde. En la plataforma ciudadana Bosque Urbano Málaga nos congratulamos por esta noticia, ya que este anillo de vegetación supone una apuesta por controlar, moderar y organizar el desarrollo de una ciudad destinada a seguir creciendo.

Sin embargo, limitar el cinturón de vegetación solo a la periferia nos parecería un error imperdonable. No podemos concebir que el objetivo del Anillo Verde sea el de rodear a una ciudad asfixiada por el ladrillo. Málaga no puede ser una pastilla de hormigón ribeteada de árboles. Un proyecto de este calibre solamente cobra sentido cuando se convierte en el eje vertebrador de una ciudad que se prepara para adaptarse y mitigar el cambio climático en el que estamos inmersos.

Málaga necesita desesperadamente bolsas verdes dentro de la ciudad que den calidad de vida a su ciudadanía y que permitan alcanzar los estándares europeos de espacios verdes por habitante. De este modo, podremos aspirar a que Málaga sea parte de ese elenco selecto de ciudades de todo el mundo que miran al futuro con confianza y optimismo, con un proyecto urbano sostenible.

Por ese motivo, nos parece de justicia reclamar al Ayuntamiento de Málaga que descarte su trasnochado proyecto de rascacielos y centro comercial para los terrenos de la antigua Repsol y que atienda la aspiración ciudadana de generar el Bosque Urbano de Málaga como elemento constituyente del Anillo Verde. Se trataría del mayor bosque urbano del sur de Europa y nos situaría a la altura de otras ciudades de España que ya disfrutan de áreas verdes de semejante calibre. Este espacio reportaría beneficios en términos de habitabilidad y salud para sus habitantes, reverdecería la urbe y generaría conectividad ecológica entre el cinturón y la parte más urbanizada de la ciudad.

Por su cercanía a la Gran Senda Litoral y al emblemático Paraje Natural de la Desembocadura del Guadalhorce, funcionaría como un espacio clave para garantizar la movilidad y el refugio de las especies que integren el anillo. Además, por las excelentes comunicaciones de su entorno, también abriría una oportunidad para la creación de un centro de interpretación del Anillo Verde dentro de la ciudad, funcionando como lanzadera de futuras excursiones a su interior.

Se trata de ser más ambiciosos, pensando a largo plazo, pasando del Anillo Verde a una gran Infraestructura Verde integral para toda la capital malagueña. Así, se podría generar un sistema de radios o red de nodos y conectores verdes, que enlazarían el cinturón con los barrios desamparados de verdor, aprovechando los principales ejes que unan esa futura periferia verde con las escasas zonas de oportunidad para reverdecer. En el sector oeste de la ciudad, estas ‘vías verdes urbanas’ podrían discurrir a través de los bordes del dominio público ferroviario y su conexión con la Feria, el bulevar Adolfo Suárez y el Bosque Urbano de Málaga, aprovechando el soterramiento de las vías del tren.

Es momento de volver a poner sobre la mesa el Pacto Verde y el Plan de Clima, que nos recuerdan el papel de las áreas verdes, particularmente de las zonas de bosques en las pendientes que rodean la ciudad, fundamentales para frenar la erosión y mitigar las olas de calor. También es pertinente recordar el llamamiento que hacen el propio Pacto Verde y la Estrategia de Biodiversidad a «ofrecer propuestas para hacer más ecológicas las ciudades europeas e incrementar la biodiversidad en los espacios urbanos», no sólo en las zonas que los rodean.

En este sentido, cabe recordar que la plataforma ciudadana Bosque Urbano Málaga aboga por una superficie forestal de 177.000 metros cuadrados en los terrenos de la antigua Repsol, situados entre Cruz de Humilladero y Carretera de Cádiz. Ambos distritos sufren elevadas densidades de población y ratios de áreas verdes por habitante que, de media y en muchos de sus puntos, apenas superan los 2 metros cuadrados por habitante, muy lejos de los 10 metros cuadrados que la Organización Mundial de la Salud marca como límite mínimo recomendado. Para compensar esta grave carencia, tan perjudicial para la salud y la calidad de vida de la vecindad, Bosque Urbano Málaga propone una superficie eminentemente arbórea, con especies vegetales mediterráneas y una intervención arquitectónica mínima, limitada a garantizar el tránsito y el óptimo esparcimiento de la ciudadanía.

Esta propuesta cuenta con el apoyo explícito de más de 40.000 personas, que han plasmado ya su firma de manera presencial o de manera telemática, a través de la plataforma Change.org. Asimismo, más de 40 organizaciones vecinales, sociales, profesionales, académicas, deportivas, sindicales y políticas vienen trabajando de manera coordinada desde 2016 en pos de esta iniciativa a través de la Mesa por un Bosque Urbano en los terrenos de la antigua Repsol.

Presentación alegaciones

PONEMOS A VUESTRA DISPOSICIÓN UN MODELO DE ALEGACIÓN COMPLETO PARA DETENER EL PLAN DE URBANIZACIÓN QUE PREVÉ CUATRO RASCACIELOS Y UN GRAN CENTRO COMERCIAL EN LOS TERRENOS DE REPSOL

En el siguiente enlace podréis encontrar un modelo de alegación completo para detener el plan de urbanización que prevé cuatro rascacielos y un gran centro comercial en los terrenos de la antigua Repsol:

https://drive.google.com/file/d/1hAR0wqD7dg3lKYboq7x6UgDoVGbiY3yf/view?usp=sharing

El documento está en formato Word. Solo es necesario descargarlo y añadir los datos personales, la fecha y la firma.

El plazo para presentar alegaciones finaliza el 10 DE SEPTIEMBRE. Hay dos maneras de hacerlo: de modo presencial o de modo telemático.

  1. REGISTRO PRESENCIAL:

Hay que entregar la alegación en:

  • Registro General de Entrada de Documentos de la Gerencia Municipal de Urbanismo, Obras e Infraestructura del Ayuntamiento. Paseo marítimo Antonio Machado, 12. 29002 Málaga.

Es preciso solicitar CITA PREVIA en:

http://urbanismo.malaga.eu/es/menu-cita-previa/cita-previa-registro-gmu/index.html#.XzlarS0rzUo

En el caso de no obtener cita previa antes de la fecha límite de entrega, es preciso dar fe de la demora entre la solicitud de entrega y la efectiva entrega del documento en el Registro. Para ello es necesario conservar el documento de cita que acredita que la fecha en que se quiso registrar se sitúa dentro del plazo de alegaciones. De este modo evitaremos que consideren la alegación fuera de plazo.

Para entregar una alegación de otra persona, es preciso presentar su autorización firmada.

  1. REGISTRO TELEMÁTICO:

Se puede alegar de manera telemática siempre que se disponga de certificado digital y a través del Registro de la Administración General del Estado, ya que el Ayuntamiento de Málaga no dispone de portal para ello. En este caso, hay que dirigir la alegación directamente al Ayuntamiento de Málaga, dentro de la pestaña ‘entidades locales’. El enlace es el siguiente:

https://rec.redsara.es/registro/action/are/acceso.do

Estamos en un momento clave para evitar que los terrenos de Repsol alberguen más cemento, más masificación y menos zonas verdes. ¡Contamos con tu ayuda!

Los terrenos de Repsol, de dónde venimos y dónde estamos

La vía que está siguiendo el Ayuntamiento de Málaga para gestionar la contaminación de los suelos y del acuífero subyacente en los terrenos de Repsol pone de manifiesto su nula intención de plantear una alternativa a su plan inicial —recogido en el PGOU vigente—, desoyendo propuestas alternativas, como la que defendemos la plataforma Bosque Urbano Málaga y otras muchas organizaciones de la ciudad.

La situación actual de los terrenos de Repsol sigue siendo preocupante y llama la atención la falta de información al respecto por parte del Consistorio. Lo que el equipo de Gobierno municipal negaba en relación con la contaminación del espacio es ya una realidad que le ha pasado por encima y que no ha tenido más remedio que aceptar debido, entre otras cosas, a la presión ciudadana.

En determinadas zonas de los terrenos de Repsol, especialmente en la parcela norte, tanto el suelo como el agua del freático, que está a pocos metros de profundidad, están afectados por contaminación de hidrocarburos y también de metales pesados. Dicho técnicamente, se superan los niveles genéricos de referencia (NGR) que recoge la normativa vigente aplicable.

Cuando esto ocurre es imperativo realizar un análisis de riesgos cuantitativos para comprobar si lo que está planificado en el PGOU vigente para ambas parcelas supondría, o no, un riesgo inaceptable para la salud de las personas. En nuestra opinión, no sólo eso sería necesario, sino también una evaluación de riesgos de la afectación de los recursos naturales presentes en la parcela, en especial el agua subterránea del freático, que, además de estar claramente afectada por la contaminación, también tiene afectado su flujo hacia el mar.

Los estudios encargados por el propio Ayuntamiento para este fin han puesto de manifiesto que la dinámica del flujo de agua subterránea hacia el mar está alterada por la presencia del túnel del AVE. Su trazado es perpendicular a la dirección del flujo y hace de barrera, lo que provoca que el nivel freático se encuentre entre uno y dos metros más elevado en el suelo al norte del túnel con respecto al nivel que alcanza al sur del mismo.

Los sifones que incorpora el túnel se han mostrado insuficientes para comunicar adecuadamente la parcela al norte del túnel con la parcela al sur. Algo que debería conocer desde hace tiempo la administración hidráulica competente para tomar medidas al respecto. Desconocemos si el Ayuntamiento les ha trasladado esta información que conoce desde hace al menos dos años.

Este mayor nivel del freático al norte del túnel probablemente resuspenda hidrocarburos más o menos inmovilizados en el suelo contaminado, lo cual tiene como consecuencia su redistribución. Además, es una dinámica de movimiento de contaminación en la vertical que puede tener un comportamiento estacional acorde al característico régimen de lluvias del clima mediterráneo, que puede elevar el nivel freático aún más en los meses de lluvia.

Volviendo al análisis de riesgos, éste fue encargado a la empresa Ramboll, que en el año 2018 comunicó lo siguiente en su informe:

“En la zona norte, en el contexto del futuro uso como zona de servicios, se han identificado dos zonas donde las concentraciones de hidrocarburos en suelo dan lugar a la existencia de riesgos inaceptables para los futuros trabajadores adultos y alumnos de la escuela. Estos riesgos potenciales, de tipo no cancerígeno, se producirían por la inhalación de vapores de hidrocarburos alifáticos y aromáticos en ambientes interiores, en los escenarios descritos. No se han identificado riesgos no aceptables asociados con las condiciones de las aguas subterráneas.
En la zona centro, en el contexto del futuro uso como zona residencial, se han identificado dos zonas donde las concentraciones de hidrocarburos en suelo dan lugar a la existencia de riesgos inaceptables para los futuros residentes adultos y niños. Estos riesgos potenciales, de tipo no cancerígeno, se producirían por la inhalación de vapores de hidrocarburos alifáticos y aromáticos en ambientes interiores, en los escenarios descritos. No se han identificado riesgos no aceptables asociados con las condiciones de las aguas subterráneas.
No se han identificado riesgos inaceptables para la salud de los usuarios de la futura zona verde, al sur de la parcela”.

La realización de este tipo de análisis permite después proponer una serie de medidas correctoras y unos niveles de descontaminación objetivos que, una vez alcanzados, limiten los riesgos para la salud detectados.

Llegados a este punto y ante esta situación, el Consistorio tenía dos posibilidades: la de iniciar un procedimiento para la inclusión de estos suelos en el catálogo de suelos contaminados o la de realizar un proyecto de recuperación voluntaria de suelos. Y, lógicamente, optó por la segunda. Vía que está recogida en el reglamento 18/2015 de 27 enero, basándose en el artículo 38 de la Ley 22/2011, de 28 de julio, de residuos y suelos contaminados. Esta norma indica, en relación con la recuperación voluntaria de suelos:

“La descontaminación del suelo para cualquier uso previsto de este podrá llevarse a cabo sin la previa declaración del suelo como contaminado, mediante un proyecto de recuperación voluntaria aprobado por el órgano competente de la Comunidad Autónoma”.

Pues bien, el Ayuntamiento ya presentó a la Junta de Andalucía ese proyecto de descontaminación. Como no podía ser de otro modo, los técnicos de suelo, al revisar el proyecto y la documentación complementaria, han detectado la afección de aguas y eso no permite avanzar el procedimiento hasta una resolución definitiva por ahora. Tal como indica el anexo V del procedimiento de aprobación de proyecto de recuperación voluntaria de suelos (Anexo 5.​ Procedimiento de aprobación de proyecto de recuperación voluntaria de suelos: http://www.juntadeandalucia.es/medioambiente/portal_web/web/temas_ambientales/suelo/suelos_contaminados/procedimiento_recuperacio_%20voluntaria_anexoIV.pdf ), esta afección de aguas imposibilita temporalmente un dictamen definitivo en relación con la propuesta presentada por el Consistorio.

Algo que no será posible hasta que la administración hidráulica competente, en este caso la andaluza, emita su informe, que esperamos esté fundamentado en un estudio hidrogeológico solvente que incluya la problemática del túnel del AVE, la posible afección de abundantes pozos registrados al oeste del emplazamiento y de aljibes cercanos.

Por si hubiera alguna duda sobre esta última afirmación, los propios técnicos de suelos de la Junta indican explícitamente al final de su informe la necesidad de trasladar la documentación a la administración hidráulica competente y esperar a que esta emita un “informe vinculante al respecto”.

En la plataforma ciudadana Bosque Urbano Málaga desconocemos si ese traslado de documentación se ha realizado ya, pero estaremos atentos y expectantes hasta que ese informe se emita y también a otras consideraciones que los técnicos de suelos mencionan en su informe. Entre ellas, la necesidad de revisar y actualizar los análisis de riesgos cuantitativos realizados para las parcelas norte y sur, atendiendo a diversas consideraciones que realizan.

Seguimos construyendo el BUM

El viernes 19 de junio #voluntarios de Bosque Urbano Málaga acudieron a regar los #árboles plantados en los terrenos de la antigua Repsol, como vienen haciendo puntualmente desde su #plantación. En periodo estival, el #riego es más necesario que nunca. Así que si deseáis participar en las jornadas de riego y #limpieza, por favor, podéis enviar un correo electrónico a coordinadora.bum@gmail.com o a bosqueurbanomalaga@gmail.com

¡Muchas gracias! ☺…Ver más

Biodiversidad en el BUM

Durante la #primavera, el futuro #bosque #urbano de #Málaga ha vivido una verdadera explosión de vida. Pepe López, vecino de la barriada de La Princesa, ha fotografiado algunas de las #aves que hacen de este espacio urbano su hogar, tales como #colirrojos#jilgueros#gorriones#abubillas#verderones y #cogujadas. Algunas de ellas viven normalmente en los límites de la ciudad y son difíciles de contemplar en zonas pobladas.

Entre las especies no fotografiadas, pero sí presenciadas en los terrenos de la antigua Repsol, encontramos también #garzas#vencejos y #cernícalos, entre otras.

Apelamos a la responsabilidad del alcalde Paco de la Torre y del Ayuntamiento de Málaga para que protejan el hábitat de estas especies y den un paso valiente y necesario en la protección de la #biodiversidad en la capital malagueña, tal como urge ya la Comisión Europea – European Commission a las localidades de más de 20.000 habitantes.

Muchísimas gracias a Pepe López por sus maravillosas fotografías. ☺️

Necesitamos un bosque urbano en Málaga.
#YoQuieroBUM 💚🌳🐦

Hasta siempre Pepe

Junto al mes de mayo se nos ha ido Pepe Díaz, miembro de la Asociación de Vecinos Sixto y de la plataforma ciudadana Bosque Urbano Málaga, con cuyo proyecto estaba generosamente comprometido. Muchísimas gracias por tu impagable labor, Pepe. Descansa en paz.

Señor Alcalde, la nueva Estrategia de la UE en Biodiversidad llama a su puerta

Ha llegado la brújula que marcará el rumbo de la Naturaleza en Europa en este decenio que empieza con una severa advertencia a la humanidad de hasta nos pueden llevar nuestra indolencia y abuso de los recursos de la Tierra. La nueva Estrategia de la UE en materia de biodiversidad para 2030 es un plan amplio, ambicioso y a largo plazo para proteger la Naturaleza e invertir la degradación de los ecosistemas. Su objetivo es situar la biodiversidad de Europa en una vía de recuperación para 2030 con beneficios para las personas, el clima y el planeta

Esta Estrategia, que es una parte fundamental del Acuerdo Verde Europeo, también apoyará la recuperación ecológica después de la pandemia. Entre los compromisos y medidas concretas que deberán cumplirse para 2030, destacan:

  • Ampliar las zonas protegidas en tierra y mar en toda la Unión Europea.
  • Un Plan de Restauración de la Naturaleza de la UE.
  • Medidas para generar el cambio transformador necesario: un nuevo marco de gobernanza, mejorar los conocimientos, la financiación y las inversiones y respetar mejor la naturaleza en la adopción de decisiones públicas y empresariales.
  • Medidas para hacer frente al desafío mundial de la diversidad biológica, que demuestren que la UE está dispuesta a dar el ejemplo para la adopción con éxito de un ambicioso marco mundial de la diversidad biológica,

Estamos convencidos de que todas las administraciones competentes, empezando por las nacionales, y llegando hasta las municipales tomarán debida nota de las directrices que emanan desde la UE. Nadie duda de la necesidad del “Green New Deal”, ese Acuerdo Verde Europeo, que conducirá al planeta a buen puerto. Es obligación de los todos los gobernantes, desde los presidentes hasta los alcaldes, ser valientes y adquirir los compromisos necesarios para hacer realidad estas directrices sobre el terreno.

En este nuevo marco, los integrantes del BUM nos congratulamos de que la Estrategia contenga un epígrafe completo dedicado a las ciudades, bajo el sugerente título Reverdecer las zonas urbanas y periurbanas. La Estrategia nos recuerda que los espacios urbanos verdes proporcionan una amplia y necesaria gama de beneficios para las personas además de oportunidades para las empresas y un refugio para la naturaleza. Reducen la contaminación del aire, el agua y el ruido, proporcionan protección contra las inundaciones, las sequías y las olas de calor, y mantienen una conexión entre los humanos y la naturaleza. Incluso nos dice que los recientes confinamientos debido a la pandemia de COVID-19 han mostrado el valor del verde en los espacios urbanos para nuestro bienestar físico y mental.

Pero sin lugar a dudas, la parte que consideramos esencial y más contundente, es la que dice “la Comisión pide a las ciudades europeas, de al menos 20.000 habitantes, desarrollar ambiciosos planes para reverdecer las ciudades a finales de 2021. Éstos deberían incluir medidas para crear un sistema urbano biodiverso y accesible, bosques, parques y jardines, granjas urbanas, techos y paredes verdes, calles arboladas, prados y setos urbanos. También deberían ayudar a mejorar las conexiones entre los espacios verdes, eliminar el uso de plaguicidas, limitar el corte excesivo de los espacios verdes urbanos y otras prácticas perjudiciales para la biodiversidad. Esos planes podrán movilizar las políticas, los reglamentos y herramientas financieras .”

La propia Estrategia de Biodiversidad prevé vías de implementación concretas de este ambicioso objetivo, como es la creación de la plataforma ‘EU Urban Greening’ dentro de un nuevo Acuerdo de Ciudades Verdes, con ciudades y alcaldes. Y Málaga está en una posición privilegiada para adherirse a este Acuerdo, puesto que está siendo promovido desde la red Eurocities —de la que forma parte la ciudad de Málaga— y auspiciado en coordinación con el Pacto de Alcaldes por el Clima y la Energía, suscrito por el Ayuntamiento de Málaga. Los vínculos institucionales existen, y el momento para posicionarse y ejecutar es ahora.

No se puede decir más claro. Lo hemos pedido sus vecinos, ahora se lo pide Europa. Estamos a tiempo de crear un Bosque Urbano en Málaga. Señor Alcalde, ¿va a ser valiente, el líder político que estos tiempos necesitan, abrazando las directrices que nos pide la Unión Europea para librar al mundo del precipicio al que se dirige? Es su gran oportunidad. Por favor, no decepcione a la ciudadanía malagueña.

Málaga reclama su BUM

La abundancia de lluvias de esta primavera ha «reventado de vida» los terrenos del Bosque Urbano de Málaga. Junto a los árboles que los miembros de la plataforma BUM hemos ido plantando y cuidando a lo largo de los últimos años, ha aparecido una densa vegetación de especies anuales. El resultado es un espacio verde, y amarillo, y violeta, … y con lagartijas corriendo, aves cantando, insectos zumbando, vida fluyendo a borbotones.

Y eso es algo que no ha pasado desapercibido para los malagueños. Los afortunados habitantes de los distritos cercanos que tienen el BUM dentro de su kilómetro y lo más deportistas, han encontrado en sus senderos un espacio necesario y vital para aliviar la dureza del confinamiento. Pisar tierra, oler flores y vegetación, rozar las hojas de las plantas, oir los animales, saborear las sensaciones que la naturaleza nos ofrece, … un lujo para los que usan este entorno. Y son cientos, sino miles, las personas que están pasando por aquí cada semana.

Nos toca pensar, soñar, lo que hubiera sido si el bosque fuera ya una realidad. Si hubieramos podido ir desde la Avenida Juan XXIII hasta la barriada de Dos Hermanas paseando bajo una bóveda de árboles, aislados de la ciudad, por un lapso de tiempo, disfrutando de la libertad que tan solo la Naturaleza nos da.

Si, merece la pena desearlo ahora con más fuerza que nunca. Y no solo por la COVID-19. Parece que en el futuro, azuzadas por la realidad del Cambio Climático van a llegar otras crisis, más graves incluso, cuyas consecuencias e implicaciones sobre los ciudadanos no terminanos de llegar a prever. Lo que si sabemos es que un Bosque Urbano en el corazón de Málaga será una barrera contra esos males, además de un refugio para los ciudadanos y una oportunidad para el futuro.

Por ese motivo, nos atrevemos a hacer nuestro la voz de todos los malagueños que, con sus paseos escondidos detrás de una mascarilla, están reclamando un Bosque Urbano en Málaga YA.

Asamblea Febrero 2020.

Nuestra plataforma ciudadana celebró el 8 de febrero de 2020 una nueva asamblea general. En ella hicimos balance de las acciones llevadas a cabo desde el mes de julio y aprobamos el plan de acción a corto y medio plazo, a saber:
– Contemplar la vía judicial como un escenario que se dará más pronto que tarde. En este sentido, la plataforma se constituyó recientemente como #asociación para disponer de personalidad jurídica y poder actuar como colectivo ante la Administración.
– Continuar con nuestras movilizaciones habituales, tales como #plantaciones#riegos y #actividades en los terrenos de la antigua Repsol, así como la marcha #ciclista #BiciBUM, mesas redondas, etc.
– Iniciar nuevas campañas de comunicación para potenciar la divulgación del proyecto de Bosque Urbano Málaga. Para ello contamos con la colaboración del alumnado del tercer curso del Grado en #Comunicación y #RelacionesPublicas de la Universidad de Málaga.
– Buscar la colaboración con otros movimientos similares, tales como Defendamos Nuestro Horizonte o Alianza Malagueña por la Emergencia Climática y Ecológica.

Muchísimas gracias a Organizacion Social de Acción Humanitaria O.S.A.H ESPAÑOLA por cedernos sus instalaciones para celebrar la asamblea.

Ahora, más que nunca, es esencial redoblar esfuerzos para que la simiente del BUM, representada por 700 m2 repoblados, se haga una realidad de 177.000 metros cuadrados. Por eso estamos convencidos de que ¡lo vamos a conseguir!
#NecesitamosUnBosqueUrbano
#YoQuieroBUM 💚🌳

#Participación #MásÁrboles #Salud #CiudadSostenible

BUM y SbN

O lo que es lo mismo, Bosque Urbano de Málaga (BUM) y Soluciones Basadas Naturaleza (SbN), tema central de la magnífica jornada de debate e intercambio de experiencias celebrada el 30 de enero de 2020.

A lo largo de más de dos horas, los científicos invitados, Enrique Salvo y Jesús Bellido, los miembros de la plataforma y el público presente analizaron el papel fundamental que tienen las Soluciones Basadas en la Naturaleza para el futuro del planeta y como un bosque urbano en Málaga, se ajusta plenamente a la definición, sentido y funcionalidad de las SbN.

Tras esta jornada, estamos más convencidos que nunca de la necesidad e importancia de convertir los antiguos terrenos de la Repsol en un bosque urbano, pulmón verde de una ciudad en pleno crecimiento, y espacio para facilitar la adaptación y mitigación de Málaga al Cambio Climático que ya está aquí.

La jornada se puede ver entera desde este enlace.

Por otro lado, la prensa ha recogido el evento. Enlaces: Agencia EFE; La Vanguardia